sábado, 1 de agosto de 2009

Conclusión

En conclusión el surrealismo no es una escuela literaria o artística, sino un estado de ánimo, un conjunto de experiencias, un medio para el conocimiento de zonas novedosas que hasta el momento no habían sido exploradas en profundidad, como por ejemplo, el subconsciente, lo imaginario, el sueño, la locura y los estados de alucinación. Si a esto se le agrega la realidad que existe en el mundo, tenemos, en dos palabras, un ‘Movimiento Desenfocado’, que transmite un mensaje no convencional, el cual no pretende relación alguna con la estética o la moral, sino con la libertad de expresión y la psiquis.

El surrealismo es vanguardista, transgresor, se opone al pasado artístico; busca una revolución, una total transformación cultural y modo de interpretar la realidad. Esta revolución implica una tajante ruptura con lo establecido y postula la creación de un hombre libre, surrealista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada